top of page

El Cielo

¿Alguna vez te has preguntado que se sentirá estar en el cielo? Normalmente pensar en el cielo no nos da tanta ilusión porque a pesar de lo hermoso que nos han dicho que es, sentimos que para llegar allá tenemos que dejar todo lo bello que tenemos en la tierra y eso nos causa temor, tristeza, rechazo. Tal vez no nos gusta pensar en el cielo porque es algo desconocido y como tal nos da miedo pero ¿en realidad el cielo es algo desconocido?

Yo creo que tal vez el cielo sea algo así como lo que sentía cuando de niña escuchaba silbar al señor de los globos y bajaba corriendo a comprar uno, escogerlo, ver sus colores, sentir esa alegría inocente y libre de niña. O tal vez sea como estar en los brazos de mi madre o escuchar la dulce y firme voz de mi padre, o como estar parada a la orilla del mar y sentir la arena, la caricia del agua en los pies cuando se retira la ola.

Tal vez se sienta como cuando abracé por primera vez a esa persona que amo tanto o como la primera vez que tuve a mis bebés en mis brazos, como cuando los arrullaba y los veía dormir o como esa primera vez que me dijeron “mamá”.

También creo que puede ser como esa ocasión en la que reí hasta llorar o como cuando en aquella fiesta bailé hasta que me dolieron los pies, como estar rodeada de mis amigos más queridos o mejor aún como aquella ocasión en que después de tanto llorar volví a sentir paz y alegría plena en mi corazón.

¿Crees que no sabes lo que se siente estar en el cielo? ¡Sí lo sabes! Dios te da probaditas de él todos los días para que no tengas miedo y no pienses que estar ahí será aburrido. ¿Quieres saber lo que se siente estar en el cielo? Cierra los ojos y recuerda, no con tu mente sino con tu corazón, todas las cosas hermosas que te han pasado en la vida, estar en el cielo seguro será como reunirlas todas en un solo paquete que al ser tocado por Dios se multiplicarán, cada una de esas cosas regresará a ti y te llenará como no puedes imaginar.

¿Pero cómo podrás disfrutar la plenitud del cielo si no aprecias las pruebas que Dios te da de él en este mundo? ¡No le temas al cielo! Mejor abre tu corazón para recibir las muestras que Dios te regala a diario aún en medio de los problemas y las penas, a veces estamos tan preocupados y agobiados que no logramos verlas, por eso cuando sientas que no puedas más, que todo es demasiado difícil, detente un momento, respira hondo y mira a tu alrededor con cuidado, Dios no se aparta jamás y siempre buscará llegar hasta ti de alguna forma, si te fijas, por ahí en algún lugar encontrarás una probadita del cielo: una flor en la banqueta, la sonrisa inesperada de alguien, un mensaje que no esperabas, una canción escuchada por casualidad, un chiste, la dulce caricia del sol en tu cara…

¡No renuncies al cielo! ¡Búscalo todos los días! Da gracias por cada minuto de tu vida y así te será más fácil llegar al cielo que no termina nunca. ¿Quieres llegar allá? Sueña hoy, vive hoy, perdona hoy, ama hoy y empieza a vivir ahí desde ahora aunque sea a ratos, seguro habrá veces en que podrás vivirlo por días completos, habrá veces en que sólo podrás alcanzarlo por pequeños momentos y habrá días en que se te esconda, pero jamás pierdas la esperanza, si ejercitas tu corazón cada vez te será más fácil sentirlo y llegará el día en el que abrirás tus ojos, te encontrarás con la dulce mirada de Jesús y sabrás al instante que has llegado y ya no tendrás que volver a salir de ahí jamás.



194 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page