top of page

Ser Joven

¿Has sentido que la vida ya no tiene nada para ti? ¿has pensado alguna vez que lo mejor de tu vida ha pasado ya? ¿te has sentido viejo, acabado, vacío?

Dicen por ahí que “no hay fecha que no llegue, ni plazo que no se cumpla” y cuando te das cuenta ya cumpliste 20, 30, 40, 50 años o más, esa edad que siendo joven, considerabas era la de un viejo llega de pronto y sorprendentemente no te consideras viejo aún. No entiendo que es lo que pensamos que siente alguien “viejo”, pensamos tal vez que de manera natural llegará un momento en el ya no nos importe vivir, lo cierto es que perder el gusto por la vida no es natural ni normal a ninguna edad, quien lo vive normalmente llega a eso por una pérdida del sentido de vida y no por la edad en sí misma, hay gente que pierde las ganas de vivir a muy temprana edad.

Cuánta ansiedad nos puede causar sentir que los años se nos vienen encima, que las etapas de la vida se van cumpliendo y que aquellos, que el mundo considera “los mejores años de la vida” pasan y nos dejan. De pronto te miras habiendo cumplido ciertas metas y te preguntas ¿y ahora qué? o tal vez pasen los años y hay algunas otras que no has podido cumplir y sientas que ya no habrá tiempo para lograrlas pero lo cierto es que normalmente no tienes ganas de dejar de vivir.

Por muchos años la sociedad nos ha vendido la idea de que hay ciertas cosas que tenemos que cumplir y alcanzar para sentirnos exitosos: crecer, estudiar, trabajar, triunfar económicamente, tener pareja, tener hijos, criarlos, etc. Últimamente muchas personas se han rebelado contra la idea rígida de lo que se espera de ellos y han luchado por vivir de otra manera y buscar un camino distinto, pero pocos hablan de lo que pasa cuando habiendo cumplido lo que se esperaba de ti o lo que tú mismo esperabas de ti de pronto te encuentras vivo sin saber que hacer, sintiéndote como los actores de reparto en las películas, sintiendo que ya no eres y no serás más el protagonista de tu vida, que no queda más que sentarse a esperar la muerte.

Pero ¿qué es en realidad ser viejo? Yo creo que la vejez no tiene nada que ver con la edad y en lugar de hablar de la vejez, que estoy segura podemos evitar si queremos, me gustaría hablar de la juventud, porque estoy segura de que la juventud es un estado del alma y del corazón que todos podemos vivir para siempre si queremos. Conozco jóvenes de 80 años y viejos de 20 ¿qué te gustaría ser a ti?

Eres joven cuando conservas tu capacidad de asombro por las pequeñas y grandes cosas que te regala Dios a diario, cuando amas la vida sin aferrarte a ella, cuando los años vividos no son un pesado lastre sino el impulso que te hace vivir cada día, cuando eres capaz de vivir el momento presente sin miedo, sin angustiarte por el futuro, cuando no renuncias a tus ilusiones, pero sobre todo cuando eres capaz de soñar ¿has dejado de soñar? ¿cuándo dejaste de hacerlo?

No dejes que nadie te diga que ya no puedes soñar, deja de ver hacia fuera y busca en tu interior, conócete a ti mismo, reconoce el lugar que ocupas en el mundo en este momento, aprecia todo lo que has logrado, todo el camino que has recorrido, planta tus pies bien firmes en el suelo y luego levanta la vista hacia el cielo. Recuerda los sueños que tenías de niño y deja que Dios te ilumine, él en persona ha sembrado un anhelo en tu corazón, tal vez es reciente, tal vez ha estado ahí desde siempre, tal vez has tratado de esconderlo, pero siempre hay algo que te mueve, que te ilusiona, que te reta: cantar, viajar, escribir, emprender, amar, ayudar, siempre hay algo. Si te da miedo ¡mejor! Es buena señal, Alex Rovira, escritor español, dice “¿Dónde normalmente ponen los agricultores los espantapájaros? Donde está la mejor cosecha para asustar a las aves.” Si te asusta, tal vez es porqué ahí está lo mejor para ti.

Son los sueños la semilla que Dios pone en tu corazón para motivarte a caminar hacia los destinos que él personalmente ha preparado para ti con profundo amor. No escuches al mundo, tal vez alguien te diga “¡Cómo! ¿a tu edad?” o “¡Se realista! Eso es imposible!” pero no lo escuches, no hay edad que te impida perseguir tus sueños y los más grandes logros de la humanidad han parecido siempre imposibles al principio.

Sólo se es viejo cuando pierdes la voluntad de vivir y el amor por la vida, incluso al borde de la muerte puedes seguir soñando y amando la vida, porque sabes que la existencia material solo termina para que puedas seguir viviendo en un lugar mucho más bello.

Seguirás siendo joven mientras seas capaz de aportar algo a los demás, es eso lo que le da un sentido y un propósito a tu vida, son los sueños los que te llevan a contactar con ese sentido y con ese propósito, y para tenerlo sólo hace falta una cosa: ESTAR VIVO. Mientras tengas vida Dios tendrá un propósito para ti y hará todo lo posible para que lo descubras, no importa tu edad, ni tus limitaciones físicas, ni tu circunstancia material sólo hace falta que quieras encontrarlo y vivirlo.

Ser joven es una decisión personal, la verdadera tragedia de la vida no es morir joven sino morir con un alma vieja, hoy yo decido ser joven por el resto de mi vida, tú ¿qué decides?



184 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Publicar: Blog2_Post
bottom of page