top of page

¡Vivir de verdad!

¿Se puede estar muerto en vida? ¿Puede ser que respiremos, el corazón lata y aun así no estemos vivos de verdad? Creo que el día de hoy el mundo está lleno de “muertos en vida” y lo más triste es que peor que morir es no saber vivir, hay quien incluso en realidad, a pesar de tener muchos años no ha VIVIDO nunca.

Nos preocupamos por la cantidad de años que viviremos, nos asustamos terriblemente cuando un niño o alguien joven muere pero no nos preocupan los que habiendo vivido muchos años tienen un corazón triste y amargado, ni somos conscientes de la cantidad de jóvenes que teniendo toda la vida por delante no le encuentran sentido a vivir y se encuentran luchando por el derecho a morir o a matar incluso su propia alma. ¿Para qué sirven los años si no logramos darle un sentido a nuestra vida? ¿para qué sirven los años si no logramos alcanzar la verdadera libertad y paz del alma?

El mundo está logrando convencernos de renunciar a los grandes ideales y conformarnos con muy poco. Relaciones superficiales, tardes de fiesta, alcohol, sexo sin compromiso ¿para qué complicarse la vida? ¿para qué quebrarse la cabeza tratando de encontrar el sentido profundo de las cosas? Todo está bien, nada está mal, todo se permite y a nada se le da un juicio de valor en nombre de una tolerancia muy mal entendida y de una libertad que paradójicamente nos lleva al vacío y a la esclavitud.

Nos estamos convenciendo de que tenemos derecho a vivir en la mediocridad, en el lodo y en la perversidad y lo peor es que estamos convenciendo a los jóvenes de lo mismo: de que tienen derecho a ser cadáveres y que no pueden aspirar a nada más.

Ante esta triste realidad Jesús nos dice “Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí, aunque muera vivirá; y todo el que vive y cree en mí jamás morirá.” (Jn 11, 25-26) ¿por qué conformarnos con la muerte si tenemos la promesa de la vida eterna? Cuando escuchamos estas palabras casi siempre creemos que es necesario morir físicamente para alcanzar esa vida, pero la maravillosa noticia es que esa vida la podemos tener desde este momento ¡podemos resucitar desde ahora! Dios nos ha creado para la eternidad y la eternidad empieza hoy, lo que nosotros no podemos él lo hace, las fuerzas que nos faltan él las completa, nos muestra el camino, nos llena, nos consuela, nos libera y nos salva, lo único que nos pide es que nos dejemos amar por él, SÓLO eso.

Nuestra alma fue creada para las cosas grandes no nos conformemos con menos. Recuerdo un comercial de televisión de hace muchos años en los que salía una frase que decía “Si las cosas que valen la pena se hicieran fácilmente, cualquiera las haría”. Es verdad las cosas que valen la pena cuestan trabajo, necesitamos luchar por ellas pero es esa lucha lo que nos da la satisfacción y la felicidad verdadera, es en esa lucha donde realmente logramos VIVIR.

La otra buena noticia es que ninguno de nosotros somos CUALQUIERA. Todos estamos llamados a lograr esas cosas que valen la pena porque somos hijos de un Dios que nos ama y que vive en nosotros. De un Dios que camina a nuestro lado siempre y que nos llama no solo a vivir sino a DAR VIDA incluso con nuestra propia muerte física, porque Dios no es un Dios de muertos sino de vivos.

Nuestro cuerpo irremediablemente morirá algún día pero si aceptamos vivir desde hoy, resucitar desde hoy con Jesús, esa muerte será en realidad fuente de vida y esperanza.

¡No tengamos miedo a morir, más bien tengamos miedo a NO VIVIR! Porque si logramos VIVIR la muerte realmente no existe.



119 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


Publicar: Blog2_Post
bottom of page